Retiro de Yoga de tres días y dos noches. Fueron unos días de relajación y de tiempo para uno mismo conectado con el cuerpo y la mente a través de la práctica de asanas y de la meditación. Un retiro pensado para cualquier persona que quisiese desconectar del ruido externo y conectar con el interior, sin necesidad de tener experiencia previa en estas prácticas. 

El entorno acompañó en todo momento, combinando extensos campos de pinar y otros árboles autóctonos con el mar. Un lugar privilegiado con una sala en el interior de la posesión de Sa Barrala donde tuvieron lugar las prácticas de yoga. Entre práctica y meditación tuvimos tiempo para caminar a la playa y sumergirnos en el mar.

La comida de estilo mediterráneo era parte de la experiencia de reconexión, comida saludable para nutrir el cuerpo y el alma. Con opciones para veganos y vegetarianos.

Fue una experiencia de integración con la naturaleza sin renunciar al confort, descansando en nuestras tiendas de campaña.