Un grupo de mujeres que habitualmente se reúnen para meditar decidieron cambiar de escenario para una meditación muy especial. Tras contemplar la puesta de sol, se reunieron en torno a un circulo para dejarse llevar por las indicaciones de la maestra que la guiaba meditación. Al mismo tiempo, nuestra Chef preparaba en el fuego un delicioso aperitivo y una cena a base de vegetales de km0. Una vez más nuestro astrónomo Amador nos acompañó con sus historias y su telescopio mientras las asistentes saborearon su infusión alrededor del fuego. Al día siguiente tras una ducha y un desayuno energético, salimos a caminar por los senderos de la Finca privada, explorando distintos rincones con simbología ancestral. El encuentro concluyó con una clase de yoga acompañada por canto de mantras.